Adoptaron trillizos. Una semana después el doctor les comentó, “tengo algo que decirles.”

La joven pareja de Tulsa, Oklahoma, valoraba la vida familiar tradicional. Tenían el sueño de tener un perro, varios hijos y vecinos amigables, pero después de más de 3 años de tratar de concebir, sus sueños se hicieron añicos.



Lidiar con problemas de fertilidad puede afectar profundamente a una pareja, casi siempre acaba la relación. Sarah y Andy estaban en medio de una fuerte situación cuando recibieron la noticia que cambiaría sus vidas.

No es un cuento de hadas

Pareja abrazándose y sonriendo
www.pinterest.com

Tan pronto como Sarah y Andy se casaron, comenzaron a tratar de que Sarah quedara embaraza. ¡La pareja saludable estaba emocionada y lista! Habían planeado tener hijos desde que comenzaron a salir, pero lo que debería haber sido el comienzo de su nueva vida pronto se convirtió en una lucha desgarradora.

Nunca podrían haber imaginado que se encontrarían con problemas de fertilidad. Ambos estaban sanos y, naturalmente, no tenían ninguna razón aparente por la que no pudieran quedar embarazados. Después de 3 años de intentarlo, finalmente hicieron una cita con un especialista en fertilidad.

Especialista en Fertilidad

Hombre abrazando por la espalda a una mujer y ambos tocando su barriga
www.pixabay.com

A Sarah le resultó particularmente difícil lidiar con lo que había sucedido. Tenía un plan en mente sobre cómo sería su vida después del matrimonio. Durante el largo viaje de casi seis horas a la clínica de fertilidad, no pudo evitar sentirse mal por este giro inesperado.

La pareja estuvo en silencio a lo largo del camino, tanto contemplando el exterior como orando, esperando que este nuevo paso terminara finalmente en hacer realidad sus sueños. Desafortunadamente, todo lo que escucharon no era lo que esperaban.